viernes, 2 de enero de 2009

Gran Torino, Eastwood se va por la puerta grande

Hace unas semanas nos llegaba la noticia de que Clint Eastwood se retiraba de su carrera de actor. En estos ultimos años se ha dedicado más a dirigir que a actuar aunque de vez en cuando protagonizaba algo, y sino hacia de secundario ilustre como en Million Dollar Baby o la ya más antigua A Perfect World. Aun así siempre era una alegria para la pantalla verlo actuar. Ya no era el Eastwood de la trilogia del dollar de Sergio Leone ni el tipo que acompañamos en su venganza en Sin Perdón, ni el tipo que nos enamoró en Los Puentes de Madison, pero estaba allí y cada vez que aparecia en pantalla siempre venia alguna imagen, alguna escena de alguna de las muchas películas que ha hecho... Si al final cumple lo dicho y no vuelve actuar, este film ha supuesto un más que digno retiro de Clint Eastwood un todoterreno que a los 79 años aun se atreve con muchas cosas en las que muchos no podrían. Y señores se retira de actuar pero no de dirigir, ya está preparando Human Factor, un film biografico de Nelson Mandela con Morgan Freeman.

Vamos al film. Antes que nada decir que me dormí viendo Harry el Sucio, si si, y a la segunda lo encontré de lo más normalito... supongo que irá a gustos, pero a mi la verdad es que ni fu ni fa... Pero encambio esta película de la que son muchos las que la encuentran como una continación, un retiro para Harry el Sucio me ha gustado. Tampoco la pondría de obra maestra pero ahí está.

Gran Torino trata sobre un hombre, Walt Kowalski, que de pronto se despierta de su monotona vida con la muerte de su mujer. Es entonces que se da cuenta que hace muchos años de la guerra de Vietnam, de sus premios de honor, y que su vecindario que antes era un respetado barrio se ha convertido en un barrio chino y hispanos donde abundan las bandas juveniles. Walt Kowalski es un hombre que no ha evolucionado, un hombre enfadado con todo el mundo porque ya no vive en su tranquila ciudad, se la han cambiado, enfadado con sus hijos, y enfadado con la iglesia... Su familia tampoco parece preocuparse demasiado no lo entienden y se acaba convertiendo en la oveja negra, un estorbo que solo aguantan para conseguir una buena parte de la herencia. Su tranquila vida de jubilado en la que se dedica a beber cerveza y estar por casa hace un giro cuando Thao un tímido vecino suyo, contra su propia voluntad, le intenta robar su Gran Torino para formar parte de la banda de su primo mayor. Y posteriormente Walt salva la vida del chico cuando estaba en medio de una pelea. A poco a poco, Walt Kowalski aprende que tiene que dejar un poco su conservadurismo y su america de hace 40 años, y poco a poco el joven Thao se va acercando al protegido, acorazado y escondido corazón del viejo heroe de guerra. Thao se acaba convirtiendo en su protegido, un chaval covarde al cual ayuda a enfrentarse al mundo. El chico se acaba convirtiendo en al certeza de que aun queda gente honrada en su vecindario y en el mundo, gente que sabe lo que tiene que hacer en cualquier momento.

Eastwood se ha hecho un film a su medida un film on puede sacar todo lo que quiera sin que salga mal y ganandose al público al instante bien sea por su recuerdo a Harry el Sucio o porque a la juventud ver a un tio con una escopeta acojonando a hispanos y chinos les tira mucho. Vemos un Clint Eastwood interpretando cual pez en el agua a un republicano, cascarrabias, que no está en paz ni consigo mismo y que no le cuesta nada sacar su escopeta. Al cuarto de hora ya nos muestra todo su repertorio escupitajos, gruñidos como perro rabioso y muy mala leche todo un espectáculo. Por contra todos los demás protagonistas parecen títeres en sus manos.

Aun así en el film se plantean algunos debates muy interesantes como son la immigración, las bandas juveniles que se creen una gran y poderosa mafia, las costumbres chinas en un Estados Unidos y sobretodo lo mejor, después de Eastwood escupiendo y soltando perlas por su boca, sus conversaciones sobre la vida y la muerte entre él y el padre Janovich.

Y a lo largo del film tenemos al Gran Torino, coche que simboliza el paso del tiempo. El Gran Torino parece ser al final el único "personaje" que sobrevive el paso de tiempo, la recompensa a las cosas bien hechas, un trofeo de otra época que muy pocos saben lo que realmente significa para Walt.

Destacar la impresionante canción final que te pone los pelos como escarpia al oir la cascada voz de Eastwood. No tiene voz para cantar y menos a los 79 años pero al oirlo te entra un "nosequé" que por unos momentos te paraliza. Después de la primera estrofa, Jamie Cullum sigue la canción. Gran Torino, también título de la canción, es una canción sobre el paso del tiempo, que supone la segunda colaboración entre Clint Eastwood y Jamie Cullum que ya hicieron juntos la canción Grace is Gone para la película del mismo título. Al oir la canción notas un curioso contraste entre una voz vieja que ha vivido y la de un joven al que le queda mucho camino por delante.

Como conclusión una buena película de Eastwood para variar, aunque no creo que sea una obra maestra. Muy diferente a estilo a El Intercambio. La mayor diferencia y igual la que hará que el público le gusté más esta es que El Intercambio ya te la presentaban como una obra maestra y tenia que serlo para mantener el nivel de Mystic River y productos similares y por desgracia se queda un poco atrás, mientras que en esta da la sensación que Eastwood solo queria pasarselo bien y despedirse a lo grande y es lo que consigue...

Gracias Eastwood por despedirte de nosotros con esta pequeña joya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Project Mayhem En Twitter