miércoles, 17 de septiembre de 2008

The Age of Innocence, Scorsese + Daniel Day Lewis + Michelle Pfeiffer + Winona Ryder = Gran Película

Scorsese es considerado uno de los mejores directores, cima que solo unos pocos pueden alcanzar. Personalmente, no soy devota de su estilo, ni he visto muchísimas películas suyas, pero sí unas cuantas. Cuando uno piensa en Scorsese le vienen a la mente thrillers, películas de gangsters, o títulos como Toro Salvaje, Taxi Driver, Gangs of New York, el Aviador o Departed. Y en el cajón se queda la que es para mí junto con Gangs of New York y Taxi Driver de sus mejores películas. Curiosamente me gustan dos de sus películas que nos muestran la ciudad de New York en el siglo XIX de manera prácticamente antagónica, en The Age of Innocence estamos delante de un drama en la alta sociedad mientras que Gangs of New York se centra en las zonas más pobres, donde el control por una plaza es lo más importante. Y otro factor clave que tienen los dos films es la presencia de Daniel Day-Lewis. En este último aspecto, soy totalmente subjetiva, me parece el mejor actor que he visto, y más regular. Daniel Day-Lewis, es un bicho raro, es un freak que vive alejado de la industria de Hollywood que solo se le ve el pelo cuando hace una película, y dado a que en toda su carrera no ha llegado a los 20 films. Deducimos por tanto que escoge a conciencia sus trabajos y llega a límites insospechados para prepararse el papel, tanto que sus métodos están rodeados siempre de parte de mito y parte de verdad. El pequeño problema de Daniel Day-Lewis es que se pueden destacar dos tipos de interpretaciones: Aunque los dos tipos son excelentes, en un grupo, en sus primeras películas, hace unas interpretaciones creíbles sobre un personaje de lo más humano dando lo necesario, sin exagerar destacando en este grupo Mi Pie Izquierdo, La Edad de la Inocencia, En el nombre del padre...; en cambio en películas Gangs of New York y la más reciente Pozos de Ambición hace la interpretación como pidiendo a gritos "mira que buen actor que soy, me merezco una nominación al Oscar" y siempre está al límite de la sobreactuación. Con todo esto, sigo pensando que Daniel Day-Lewis es una bestia interpretativa, en peligro de extinción que con los años pasará a la historia con uno de los mejores.

Después de esta larga introducción, vamos al tema. La Edad de la Inocencia es una muy buena película de época, que plasma perfectamente los comportamientos, los edificios, las casas, los muebles, los bailes, las costumbres... de la burguesía americana en el siglo XIX. La película se centra sobretodo en la hipocresía que se nota en el ambiente, la falsedad con la que conviven alegremente todas esas familias ricachonas que a la cara se ponen a hablar con la gente y después los critican y se ríen de ellos, las apariencias, la necesidad de crearse un personaje para que nadie te critique, un personaje impenetrable que sirva de escudo para que nadie pueda ver tus debilidades. En este mundo vive Newland Archer, un joven que esta prometido con May Welland una joven inocente, ilusionada e ilusa que solo cree en la bondad de las personas. Todo este mundo de nuestro protagonista lleno de falsas apariencias e hipocresía se rompe cuando Ellen Olenska llega a New York. Ellen es una mujer liberal que se intenta separar de su marido y que al llegar todo el mundo le gira la espalda, pues en esa época estaba mal visto que una mujer se quisiera separar de su marido. Olenska, mujer madura atractiva, no le faltan pretendientes, pero se siente sola, fuera de lugar. Debido a esto y a que Archer en el fondo no le gusta la hipocresía, los dos personajes conectan inmediatamente, se atraen mutuamente. Newland y Ellen se enamoran, pero la presión de esa sociedad elitista imposibilita que estén juntos y les lleva el sufrimiento. A medida que va pasando la película, Olenska va aprendiendo a esconder sus sentimientos, a crearse un escudo y a actuar como lo tendría que haber hecho desde un principio para no ser vista como un bicho raro, mientras que Archer se ve empujado por sus sentimientos, y cada vez se preocupa menos de mostrar sus verdaderos sentimientos. May, la inocente prometida-esposa de Archer, parece que no pero sabe exactamente que siente su marido, y haciendolo escoger, precipitará el fin del romance Archer-Olenska. Años más tarde con May fuera de la vida de Archer, éste tendrá la opción de volver a ver a Olenska...
Michelle Pfeiffer interpreta a Ellen Olenska de forma madura, y elegante de manera perfecta; Winona Ryder, actriz que nunca me ha acabado de convencer, hace también un buen trabajo, aunque su personaje es el que está menos desarrollado con diferencia. Y por último Daniel Day-Lewis hace otro papelón, creando a un frío aristócrata que evoluciona en un "esclavo" del amor, para acabar quedando solo... Una interpretación de sus mejores intepretaciones que con una mirada, una media sonrisa, un movimiento del sombrero, al andar derrocha elegancia, buen hacer... Esto es un actor, capaz de actuar en películas de diferentes géneros, cambiar tanto la manera de actuar, su físico, que parecen dos personas distintas... que grande es... (Ahora a esperar Nine, un musical, si canta y también lo hace bien, es para hacerle un monumento yaaaa!).

Todo el film, se acerca a la obra de arte, una banda sonora elegante y con fuerza con una selección de músicos clásicos, una fotografía cuidada y de una belleza fuera de lo común que nos deja escenas tan bonitas como la de la puesta de sol en la playa, con el faro... o el reflejo final del cristal al protagonista que está sentado en el banco... solo..., unos grandes vestuarios, que le valió el Oscar, y unos decorados que tampoco tienen nada que envidiar.

Como conclusión una gran película, que si te gustan los dramas de época lo disfrutarás mucho, que se igual se puede encontrar un pelín lenta, pero que por todos sus aciertos que no son pocos que convierte en un muy buen producto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Project Mayhem En Twitter