martes, 24 de marzo de 2009

Closer, cegados por el deseo

A falta de que alguien me acompañe al cine para ver Duplicity, si ya sé que será una película de acción sin apenas guión pero tenia ganas de ir al cine, me decidí a revisar Closer. En mi primer visionado hará unos dos o tres años me dejó impresionada, supongo que las críticas favorables que leí también me influenciaron... igual porqué hasta el momento había visto muy pocos films interesantes, que se salieran del canon... me dejó tan buena impresión que me compré el DVD sencillo sin extras ni nada. Ahora después del segundo visionado me arrepiento (ya me encargaré yo de cambiar ese DVD por otro más interesante en alguna feria de esas que se hacen). Lo cierto que no es la primera vez que al revisar la peli me doy cuenta que es mucho inferior a lo que recordaba... que mi cerebro me había jugado una mala pasada y la había mitificado... 300 sin ir más lejos. Y como podeis ver no tengo ningún problema en cambiar de opinión, podría haber defendido esta película en su momento, pero lo cierto es que con el segundo visionado la he encontrado excesivamente artificial.

El film dirigido por Mike Nichols trata sobre las relaciones amorosas entre cuatro personajes Anna, Dan, Alice y Larry. A medida que va pasando el film salen a la luz temas que tarde o temprano se hablan en las relaciones de pareja: el deseo, la sinceridad, la fidelidad, los celos, la venganza. Sin duda, la venganza es el motor más agradecido del film, el que lleva a situaciones más al límite, pasando en ocasiones el límite entre realidad y ficción. Porque uno de los problemas del film es que aunque tiene un gran guión, éste tiene dos problemas principales. Por un lado es un guión que se torna artificial, irreal, frío y eso conduce a situaciones inverosímiles. Por mucho que hablen de temas trascendentales con grandes diálogos, las parejas también hablan de cosas cotidianas... y el único detalle de coteidanidad que aparece son las "cortezas del pan", todo lo demás parrafas muy bien escritas pero que quitan el realismo que quiere dar el film acercándose y explorando las relaciones personales. Por otro lado, los temas que intenta hablar son muy interesantes; el amor, lo rápido que va, los sentimientos que despierta: celos, caprichos, remordimientos, infidelidad... pero al querer hablar de todos acaban sin aprofundizar sobre ninguno, y el resultado es que en la segunda mitad del film se vuelven a repetir los mismos temas con conversaciones calcadas, donde como mucho cambian los personajes.

El film es una adaptación de la obra de teatro homónima de Patrick Marber por tanto el papel de los cuatro personajes es fundamental, estos cuatro personajes, muy bien definidos, tenian que tirar del film. Y cual es el resultado: pues fifty fifty. Los que a priori son más protagonistas, por muy pocas línias, los personajes de Dan y Anna son curiosamente los más flojos. Mientras que Alice y sobre todo Larry están casi perfectos. Jude Law interpreta a Dan, aunque intenta ponerle esa chulería innata y convertirlo en un personaje interesante, este acaba arrasado por el otro personaje masculino, y aunque no lo hace mal el papel le viene grande. Anna está itnerpretada por Julia Roberts, que aun se cree que siendo simplemente la novia de américa la gente se arrodillará a sus pies. Lo cierto es que es de lejos la más inexpresiva, y bien sea por problemas de guión o de interpretación se convierte en un personaje confuso del que no entiendes demasiado bien sus motivaciones. Alice está interpretada por Natalie Portman. Ella se salva de la quema, interpreta a un personaje misterioso, lleno de pequeños matices, Alice es un personaje muy listo y mucho más fuerte de lo que parece a simple vista. Y por último Clive Owen interpreta a Larry. Clive Owen da vida al film, ironiza y de su boca sale la mejor parte del guión (Depressives don't want to be happy. They want to be unhappy to confirm they're depressed. If they were happy they couldn't be depressed anymore. They'd have to go out into the world and live. Which can be depressing.). Owen es en este film una explosión interpretativa, demuestra una fuerza delante la cámara, en su mirada en sus palabras en su porte... vamos que diriamos que se come a todos los demás en patatas. Junto con Children of Men sus dos mejores interpretaciones (y viéndolo en traje sigo pensando que hubiera sido un buen James Bond, aunque me gusta Daniel Craig).

Como conclusión un film con muchas posiblidades, pero que ha quedado con un guión excesivamente teatral. Aunque con este guión y unas buenas interpretaciones del cuarteto protagonista hubiera quedado una buena película, el problema es que dos de las cuatro interpretaciones resultan insuficientes, y solo una está excelente. Aunque es un film interesante para ver una vez, pasa rápido y es entretenido, en ningún momento se hace pesado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Project Mayhem En Twitter