jueves, 21 de agosto de 2008

Sweeney Todd, sangriento musical

Sweeney Todd fue sin duda una de las películas de los pasados Oscars, si bien no ganó nada importante, si se dejó notar. Eso no es muy dificil teniendo en cuenta el director y sus protagonistas. Tim Burton, realizador que tiene un gran número de adeptos que siguen sus pasos y sus películas muy de cerca, ya es una garantía de calidad, más allá de que te guste más o menos su estilo, todo hay que decirlo bastante peculiar. Si a esto le sumamos que el film es un musical, género con el que aun no había experimentado y que para variar lo hacía con Johnny Depp, su amigo inseparable... la cosa se ponia interesante.... Si a todo esto encima le sumamos que es una oscura historia de un sangriento y sádico barbero en busca de venganza y que sale Helena Bonham Carter haciendo un papel rarito a lo Fight Club el coctel era irresistible... como mínimo para mí.

Sweeney Todd es la leyenda de un barbero que después de ser exiliado vuelve para recuperar a su hija y a su mujer, y a vengarse del juez Turpin. En su camino para conseguirlo, se aliará con Ms. Lovett, la que con la carne de los cadavers del barbero hará "deliciosos" pastelitos. Después de muchos años de que Londres se beneficiara de la leyenda... solo hace falta ir al London Dungeon, y de haber hecho un musical en teatro, Burton y Hollywood decidió plasmarlo en la pantalla grande. Y la jugada no les ha salido nada mal... dinero "pa la saca", un producto digno, que cada día cuesta más afirmar ésto, y un par de nominaciones a los Oscars, con Globos de Oro previos.

La clave del éxito está en todo el equipo. Tim Burton recrea las calles y los ambientes de Londres en el siglo XIX, con un aire tenebroso, oscuro, pero a la vez con una pizca de fantasía y magnetismo marca de la casa. Burton caracteriza a sus personajes haciendo caricaturas de si mismo, pálidos, ojeras marcadas, con aire pintoresco...

¿Cual es la primera pregunta que te viene a la cabeza sobre este film? Está claro... ¿Sabrán cantar? Pues la verdad es que lo hacen bastante bien, vamos que dan el pego... Claro que no lo hacen maravillosamente... no son cantantes son actores...y ya sabemos que en estos tiempos en que vivimos dos cosas a la vez no hacen xDD o actuan o cantan... si hacen las dos cosas a la vez seguro que no hacen bien las dos... Johnny Depp demuestra que puede ser cualquier personaje de Burton le prepare, con mirada siempre inquieta y siempre pensando en su objetivo, entona una canción detrás de otra, seguramente es de los que peor canta junto con Alan Rickman (Juez Turpin, pero lo suplen con cada gesto, cada cara, lo que viene a ser con una gran actuación... al igual que Helena Bohnam Carter (Mrs. Lovett) que a la pobre le toca el papel más complicado y consigue construir un personaje bien logrado. Por contra... en la subtrama entre el joven marinero y Johanna es donde el film pierde calidad, cantar cantan muy bien, mejor que nuestros protagonistas... pero a la hora de actuar se quedan inexpresivos y actuan como muñequitos de cera... Mención a parte merece el joven que interpreta a Toby, que nos muestra que todo el mundo tiene sentimientos. Atención también al papelito de Sascha Baron Cohen como el Señor Pirelli.

Como conclusión este film es una gran tragedia oscura, gótica, 100% Burton que aunque es un musical, no tiene coreografías y usa las canciones para avanzar a lo largo de la historia que cuenta... y aunque los secundarios (la parejita) estan un poco flojos, eso no baja demasiado la calidad del film.


PD: No se si será porque la he visto demasiadas veces en poco tiempo pero me da la sensación que pierde en cada visionado, poco pero pierde...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Project Mayhem En Twitter