sábado, 15 de noviembre de 2008

Strange Days, en un futuro ya pasado...


30 de Diciembre de 1999, se mezclan sentimientos, parece que no pueda ser que cambiemos de milenio, pánico en las ciudades por si se acaba el mundo, revoluciones, caos. Los Angeles, invadida por ese espíritu se deja llevar por un cantante de hip-hop como si fuera un profeta, y por lo bajos fondos aparece una nueva droga. Una droga que te crea dependencia a vivir otra realidad muy cercana. Mediante una aparato, con cintas de "video", puedes meterte en una situación extrema y experimentar, sacar adrenalina, probar cosas nuevas. Como te sentirias si pudieses atracar un banco?... El que mueve los hilos es Lenny Nero. Un hombre con apariencia de vividor, de listo, de oportuno, que en realidad está deprimido porque le ha dejado Faith una puta que recogió en su momento. Su vida cambia cuando recibe cintas con asesinatos que le llevan a investigar y llegar al fondo de todo el asunto con ayuda de una vieja amiga Mace.

Con esta premisa empieza la película de Kathryn Bigelow, por aquel entonces pareja de James Cameron, que aportó la idea. Teniendo en cuenta que se estreno en 1995, la película pretendia plasmar un futuro cercano, una ciencia ficción no muy lejana, con unos acontecimientos relativamente factibles, y lo consigue, pero no solo eso. Kathryn Bigelow consigue hacer una película de acción con un ritmo bien marcado, con respiros para asimilar la información que te va aportando para resolver el rompecabezas. Un gran acierto del film fue que no solo cuida la acción, sinó que tiene un guión coherente con buenos diálogos y con personajes más desarrollados que los típicos "yo soy el bueno porque quiero salvar a la humanidad" y el "yo soy el malo, no me importa nadie ni nada", sobretodo desarrolla al bueno. Lenny Nero es en esta película nuestro heroe. Un heroe romántico que lucha por amor, para recuperar a Faith, ingenuo, que no se dará cuenta de todo lo que realmente pasa a su alrededor hasta el tramo final del film. Pero Nero no es el único heroe, así como Batman tiene a Robin, Nero tiene a Mace, una taxista que va a la sobra de Lenny, que se preocupa por él y que vive con el peso de saber que su amor no es correspondido. La ciudad de Los Angeles, donde se situa la acción, se convierte en un personaje más y ayuda a crear ese ambiente asfixiante de la película, ese reino del caos en que se mueven los protagonistas.

Ralph Fiennes interpreta a Lenny Nero a la perfección mostrándonos en todo momento lo que piensa con su mirada. Angela Bassett interpreta a Mace, mujer fuerte que siempre ayuda a Lenny y cuida de él. Su relación funciona en gran parte por la gran química que existe entre los dos desde el primer fotograma en que aparecen juntos, se complementan y eso se nota en el resultado final (SPOILER- nunca me ha gustado tanto un happy end como en de esta película - FIN SPOILER). Juliette Lewis que interpreta a Faith, hace lo que sabe hacer... bailar, cantar y seducir. Y los demás están correctos.

Al mirar ahora la película, en 2008 cuando nos damos cuenta que no han cambiado tantas cosas, que todo sigue igual. Siempre habia una creencia de que a partir del 2000 evolucionariamos de golpe y como era normal no lo hemos hecho, han cambiado las modas, alguna pequeña invención y poco más. Curisos el pesimismo que destila esta película durante todo el metraje, afirmando que el mundo es un caos, no existe nadie honrado, incluso los policias que representan la ley son corruptos... En contraposición con un optimista y perfecto final.

Como conclusión una muy buena película de acción trepidante, trama más que interesante sobre un futuro, ahora ya pasado, unas buenas actuaciones. Claro que tiene fallos como todas las películas, pero en este caso quedan enterrados por todas sus virtudes. La mejor película de la directora Kathryn Bigelow, que está subestimada, infravalorada y olvidada sin razón alguna....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Project Mayhem En Twitter