jueves, 11 de septiembre de 2008

The Singing Detective, rareza con estilo

Hay películas que no son para que gusten a todos, no son blockbusters, esas películas que están hechas únicamente para recaudar dinero y volverse la típica estupidez con falta de guión, siendo solo un cúmulo de escenas con muchos efectos y ecplosiones para que todo el mundo se quede con eso y no vea más allá, para que no vea los defectos. También hay las películas indies que aunque se perciben de otra manera, acaban siendo obras sencillas, bien estructuradas y que te lo pasas bien, y se lo pasa bien todo el que lo mire sea o no sea muy aficionado/a al cine porque consigue sus objetivos, que pasan principalmente por conmover al espectador y que se sienta identificado con la historia, aunque para que engañarnos, parece que hagan los films indies para competir entre sí a ver cual es la sorpresa del año. Pero a parte de todo eso hay una serie de películas que son diferentes, que más allá de si son buenas o malas, tienen un planteamiento que tanto puede gustar mucho como no gustar mucho, puede ser por su atrevimiento, por la historia que cuenta... o incluso algunas necesitan madurar, necesitan pasar unos años en el completo olvido para renacer de sus cenizas y convertirse en un film de culto...

El Detective Cantante (The Singing Detective) no es que sea ninguno de los tres casos dichos arriba, pero está concebida con un planteamiento muy diferente al de la mayoría de films actuales. El Detective Cantante, dirigida por Keith Gordon, es un remake de una serie de los 80 con el mismo título. Y trata de un escritor de novela negra Dan Dark que está en el hospital pues padece psoriasis. Mientras está en el hospital sin moverse, Dark empieza a imaginar una de sus historias de detectives. El film es un experimento arriesgado, toca muchos géneros aunque no todos con el mismo resultado, y el hecho de que no movamos en diferentes mundos no hace más que complicar la trama. El film mezcla el mundo real, la monotonía del hospital, con el mundo imaginario del protagonista en que él es la figura de un detective que canta y que tiene que resolver casos con todos los clichés del cine negro de los años 50, dos malos que aun piensas que querían, la femme fatale, y el que está detrás de todo; y a esto aun le falta sumar la historia de su niñez que es la que nos da las respuestas para resolver el carácter de Dan en el hospital y el porque de esas historias que se inventa. Este revivir de su niñez se produce gracias al Dr. Gibbons, que mediante el libro de Dan, va entendiendo a poco a poco su paciente. Todo esto con números musicales de por medio... Y llena de un humor negro, sutil, que en momentos me recordó a Kiss Kiss Bang Bang. Pues como se puede prever la cosa resulta un poco complicada. Personalmente la primera vez que la vi me quedé con una sensación rara... pero ahora después del segundo visionado todo queda más claro y una ha podido disfrutar mucho más de esa pequeña rareza de las que ya no se encuentran en la que Robert Downey Jr está impresionante. El film acopla bastante bien el mundo real con el imaginario del autor y su niñez, pero sin duda donde tiene los mayores problemas es en los número musicales, a veces parecen bastante independientes y les falta una continuidad a lo largo del film. Lo que no se puede negar es que tiene un estilo propio, entre locura, sueño y realidad que lo hace único, con una atmosfera que recrea tanto el banco y negro, el cigarro y el sobrero del detective como los "videoclips" a lo largo de la película llenos de focos de colores moviendose a diestro y siniestro.

Si algo tiene Robert Downey Jr. a parte de esa gracia innata, y ese vacile delante la camara practicamente en la mayoría de sus films, es su mirada, es un actor con una mirada muy expresiva, que con mirarle ya sabes lo que piensa, para confirmar mi teoria solo se tiene que mirar el film Für (Diane Arbus) el film que hizo con Nicole Kidman, otra rareza de la que solo se salva su actuación. En la película, una de las primeras después de que Downey se desintoxicara, el actor es capaz de interpretar a un reprimido escritor con mal genio estirado en la cama de hospital, pero también interpeta a el Detective Cantante, como si fuera un actor de los años 50 en una película de gangsters, en plan homenaje a Humphrey Bogart. Downey está secundado por un irreconocible Mel Gibson interpetando al Dr. Gibbons, esos dialogos doctor-enfermo son buenisimos y el juego de las palabras no se queda atrás..., Robin Wright Penn hace varios papeles a lo largo del film, uno en cada "realidad" en que se mueve la película, al igual que Carla Gugino, que interpreta dos papeles excelentes las dos... en el film también aparecen actores como Katie Holmes y Adrien Brody. Si algo se puede ver a lo largo del film sobre el reparto es que se lo pasaron en grande sobretodo Robert Downey Jr, intepreta a dos personajes opuestos y encima se pone a hacer playback en la mayoría de números musicales bailando por ahí en medio... por no decir que al final, en los créditos canta con su propia voz... que grande es xDD

Como conclusión, no es la gran película, tiene errores y no pocos pero que solo por innovar y no ser otra película más que va sobre lo mismo y que gira sobre los mismo hechos como hacen muchas de las cintas actuales ya merece un respeto, y si a esto le sumamos buenas actuaciones, homenajes al cine negro, y humor ácido, hace un cóctel explosivo para aquellos que quieran propuestas nuevas, y pequeñas rarezas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Project Mayhem En Twitter