lunes, 6 de octubre de 2008

El Niño Con El Pijama De Rayas

El niño con el pijama de rayas es la película basada en el best-seller de John Boyle del mismo título. Libro que se ha leído todo el mundo menos unos pocos, yo soy de esa minoria. Para los lectores que no piden mucho les ha gustado y para los demás ha sido un libre sencillo sin más. Pero yo no voy a hablar del tema pues si no lo he leído es una tonteria hablar de algo que no sé, me voy a dedicar al film.

El niño con el pijama de rayas trata sobre la amistad de dos niños de 8 o 9 años uno alemán y otro judío que está dentro de un campo de concentración, contándonos de esa manera desde otro prisma la tragedia y la persecución judía en la Alemania nazi. No es fácil hacer una buena película sobre el holocausto y menos destacar, porque es un tema que se ha tocado muchas veces y que ha llevado a buenas y destacables películas. Ahora me vienen a la cabeza La lista de Shindler, para mí la mejor sobre la tragedia judía, El Pianista otra muy buena película, y La vida es bella quizás la que tendría más parecido con esta por el tema de tener a un niño como protagonista. Y realmente las comparaciones son odiosas, lo cierto es que La vida es Bella en la última escena y en otras varias emociona 1000 veces más que El niño con el pijama de rayas, y eso que no soy precisamente devota a la obra de Roberto Benigni. Pero lo cierto es que El niño con el pijama de rayas no es una mala película es una correcta película que igual se podría haber hecho más pero que dada la cartelera actual está bastante bien. La novedosa premisa con que juega dicho film es en el de mostrar el acontecimiento desde la mente inocente e infantil de Bruno, hijo de un general de las SS que se cree que el campo de concentración es una granja. Bruno tiene la cabeza llena de aventuras y exploraciones y poco se da cuenta de la realidad que vive el país, va escuchando argumentos maniqueos sobre esa superioridad aria que en principio no hace caso, pero que en momentos le hacen dudar. Pero lo que sí tiene claro es que su amigo Shmuel, judío, no es malo y que no romperá su "pacto" de amistad. Aun con la novedosa idea, el film se repite bastante en esos argumentos de superioridad, y no deja paso a un desarrollo más notable de los protagonistas, y lo que queda más dañado es esa relación de amistad que se tendría que ver verdadera y totalmente altruísta, y en cambio se ve sosa, nunca acabas de ver esa amistad que con una sonrisa lo tienes todo dicho, esa complicidad de dos miradas... Y en ocasiones esa inocencia juega en contra del film resultando difícil que el niño supiera tan poco de lo que pasaba a su alrededor, aunque personalmente para mí ese no ha sido el punto más flojo, ha sido el anteriormente mencionado. Todos estos errores/virtudes quedan un poco en segundo plano al asistir a un trágico desenlace, que aunque esperado, deja a toda la sala en silencio, quizás pensando en lo que la humanidad fuimos capaces de hacer...

Las interpretaciones correctas, a destacar quizás Asa Butterfield que interpreta a Bruno haciendo una interpretación de lo más convincente, que con sus ojos azules transmite más que en sus diálogos. También la madre interpretado por Vera Farmiga hace una buena interpretación, aunque con el poco papel que tiene no se puede valorar demasiado. Apuesto que en versión original la actuación de Jack Scanlon mejora sustancialmente, porque el doblaje es bastante malo... sobretodo el de los niños, aunque en Shmuel se nota más.

Las interpretaciones van acompañadas de una buena fotografia, decorados, vestuarios y banda sonora, que en ocasiones da fuerza a una historia que a veces la necesita y bastante, y una correcta dirección de Mark Herman...

Como conclusión un correcto-buen film aunque no creo que pase a la historia ni que sea los mejores de este año, aunque no es malo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Project Mayhem En Twitter