lunes, 8 de diciembre de 2008

Happy, un cuento sobre la felicidad, mal contado

Happy-Go-Lucky, en España Happy. Un cuento sobre la felicidad es una película que la crítica ha recibido muy bien, no sabría decir exactamente porque, pues a mí aunque la he encontrado interesante sobretodo de mitad en adelante tampoco me ha parecido una gran película.

Happy, Un Cuento Sobre La Felicidad nos adentra en la monótona vida de una profesora de primaria, Poppy (si si, podría ser el nombre de mi perro pero no...) que vive con su amiga que tembién es profesora, Zoe. Poppy es una persona peculiar, y sobretodo Optimista. Muy optimista. Tanto que nos llega a poner de los nervios, llegando a un histrionismo insospechado. En la vida de Poppy se cruza Scott un profesor de autoescuela que es todo lo contrario que Poppy, pesimista y enfadado con el mundo.

El film empieza con un optimismo desmesurado que llega a su sumum con SPOILER la escena de la llegada a casa después de la noche de fiesta, donde solo se oyen risas y chillidos... FIN SPOILER. Hay que reconocer que el personaje de Poppy es insoportable e insufrible. Tanto optimismo parece afectarle al cerebro pareciendo en ocasiones tonta. Como he leído por ahí, si para ser feliz tengo que ser como Poppy, prefiero no serlo. En cambio, el personaje de Scott aunque también está exagerado se ve más verosímil y real, y es que teniendo a Poppy de alumna, quien no acaba desquiciado como él?¿? Y Zoe, se convierte en el personaje más verosímil, más centrado y más lógico. Aunque todo este planteamiento bastante vacío y esquemático de contenido, hace un amago, un intento de mejora después de la primera hora más o menos. De la película se puede salvar alguna que otra cosa como por ejemplo alguna conversación entre Scott y Poppy, que uno sirve de contraposición del otro, por tanto de un mismo tema podemos ver dos puntos de vista prácticamente antagónicos. El argumento no tiene evolución clara, como he apuntado anteriormente lo veo inverosímil, no existe nadie tan optimista y tonto como Poppy aunque ella misma en el principio de la película ya avisa diciendo " el camino a la realidad, no no quiero ir allí" o una frase parecida (en la libreria, que parece sacada de Notting Hill).
Aun así, se deja ver, tiene momentos de frescura y soltura con la cámara de su director Mike Leigh.

Las actuaciones es una de sus principales bazas como lo demuestran los galardones BIFA a mejor actor y actriz secundario para Eddie Marsan y Alexis Zegerman. Aunque como personaje es repelente a Sally Hawkins actriz que lo interpreta no se le puede achacar nada, es más consigue creer una chica risueña y optimista al máximo, lo mejor o lo peor (no sé que pensar) es que le sale muy natural. Por otro lado está Eddie Marsan, me alegro que hayan reconocido su trabajo. Eddie Marsan es un actor no muy conocido pero que sale en muchas películas, papeles muy pequeñitos pero ahí está, sin pensar demasiado lo recuerdo en el Ilusionista, 21 gramos (haciendo de reverendo), o en La Vida Secreta de las Palabras comiendo tallarines chinos..., y mirando en imdb también sale en Gangs of New York, The New World, V de Vendetta o Miami Vice... Pues nada más, me alegro mucho de que tenga un papel para demostrar que vale y que es un buen actor. Y por último Alexis Zegerman que interpreta a Zoe, que es la compañera de piso de Poppy, la serenidad dentro de dos extremos. Una interpretación que igual no destaca tanto a primera vista, pero que no tiene nada que envidiar a las otras dos.

Como conclusión, me ha decepcionado y la he encontrado un pelín floja. Si que tiene unas correctas interpretaciones, pero creo que el error del film está en el planteamiento, en una historia que parece un panfleto de autoayuda, como ser feliz con tu vida y seguir humildemente adelante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Project Mayhem En Twitter