sábado, 6 de septiembre de 2008

Gracias por Fumar, ingeniosa y atrevida película.


Jason Reitman director de Juno quedó un poco en segundo plano detrás de Ellen Page y Diablo Cody que se llevarón todos los aplausos de la crítica, pero bien es cierto que mucho o poco al ser el director influyó en el resultado final. Pero Jason Reitman a parte de ese film, ya tenía otro título destacado, y éste no es otro que Gracias Por Fumar (Thank You For Smoking), un film que recibió buenas críticas, que supuso el debut de Reitman en el campo del largometraje y que supuso el salto definitivo que necesitaba Aaron Eckhart para ser reconocido como el gran actor que es.

Gracias por fumar nos cuenta como vive Nick Naylor portavoz de las grandes compañías tabacaleras. Por tanto y con toda la psicosis y esa preocupación de estos últimos años, una puede preveer que no es el hombre más querido del planeta, más bien es uno de los más odiados. Pero eso no le preocupa en absoluto, es un hombre ante todo práctico y que si para algo sirve como dice el a lo largo del film es para hablar, y cuando uno tiene labia lo aprovecha y más si le sirve para vivir. Nick Naylor protege los intereses de las tabacaleras, pero no porque de verdad crea lo que dicen, ni porque crea que no sea nocivo, sino porque es humano, tiene una hipoteca, y ya se sabe que pagar la hipoteca es por todo lo que luchas en el siglo XXI. Aunque odiado por la mayoría de americanos, Naylor es un hombre divorciado con un hijo al que quiere mucho, como es normal, y con el que quiere que tenga una buena impresión de él. Y mientras pasan los días, Naylor se reune con quienes son los únicos amigos que tiene: Polly Bailey, portavoz defensora de las bebidas alcoholicas y Bobby Jay Bliss, portavoz de S.A.F.E.T.Y, asociación a favor de las armas. Por tanto en esas cenas, se junta la creme de la creme de las personas más odiadas de la sociedad americana. Toda esa rutina de nuestro protagonista peligra cuando aparece en pantalla una atractiva periodista y encima recibe la amenaza de un grupo anti-tabaco que le turturará poniéndole parches de nicotina por todo el cuerpo...

Este film que empieza con unos créditos de inicio de los más curiosos y con una canción con toques country que te presenta lo que va a ser el film, una gran sátira sobre un tema del que cada vez tomamos más precauciones y se da más información aunque el consumo de tabaco no baja. La película de Reitman se sustenta bajo dos ejes: Por un lado tiene un fresco e ingenioso guión, que aguanta durante todo el metraje, y que no baja de intensidad durante todo el film. Dicho guión es obra del propio director Jason Reitman. Por otro lado tenemos la gran actuación hecha por Aaron Eckhart, que como ha comentado el director en alguna ocasión, el protagonista tenía que llevar todo el peso del film, si hacían la buena elección saldría un buen producto, sino fracasaría y caería en el olvido, en este caso sin duda a salido un buen producto. El papel de Nick Naylor le va como anillo al dedo, parece que lo haya escrito para él, cada gesto, cada mirada, cada palabra parece tan autentica salida de Aaron Eckhart, que uno/a solo puede rendirse delante de tal actuación. A la vez dota al protagonista de un carisma que hace que aunque te intenta vender tabaco e intenta dejar a las asociaciones de cáncer y demás en ridículo, te caiga en gracia, hasta bien. Porque aunque intente vender tabaco y que la gente consuma en ningún momento se inventa nada sobre el tabaco, nunca dice que no es malo, y nunca pone el cigarro en la boca de nadie, Naylor estimula a la gente a escoger, que no porque dicen que es malo no lo puedas provar. Anima a la gente que lo prueve por ella misma y después decida sobre su salud sobre si lo deja sobre si no...Naylor se nos presenta tan humano que vemos su lado ingenuo e innocente cuando habla demasiado con la periodista, o su lado más tierno delante de su hijo con el que practica la misma táctica, hacerle ver el mundo sin manipulación y dejarle escoger. (Aunque en una escena eliminada del DVD en plan final alternativo, le sale el padre que lleva dentro y tira su discurso de toda la película por los suelos).

A parte de Aaron Eckhart, también aparecen actores que hacen interpretaciones que merecen ser mencionadas. Maria Bello y David Koechner son los amigos del grupo de la muerte, de allí salen algunos de los mejores momentos del film... J.K. Simmons interpreta a un personaje pastado al de Spider-Man es decir, jefe malcarado, y Katie Holmes interpreta a la reportera (atención a como acaba... jaja allí tendría que estar por no saber actuar, aunque en esta película está correcta) y Sam Elliot como el hombre Malboro. Y mencion especial merecen: el joven Cameron Bright interpretando al hijo de Nick. El cual a medida que pasa el film, va creando un vínculo más fuerte con su padre al que durante toda su corta vida ha visto como un heroe, prácticamente el único que lo ve como una buena persona. Y William H. Macy único en interpretar a raritos como en este caso a un senador que quiere reprimir a todo el que fume con estrictas normas que ve en Naylor su principal enemigo... que grande!!

Como curiosidad aunque todo el rato se esté hablando de tabaco, no aparece un solo cigarro en pantalla.

Como conclusión una sátira, un film con humor crítico y ácido, que se ha convertido en una sorpresa por un buen y curioso guión y unas buenas actuaciones. Un cóctel magnífico para quien quiera ver algo más que la típica comedia que solo sirve para sacar unos cuantos millones de dólares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Project Mayhem En Twitter