martes, 15 de diciembre de 2009

In The Loop



Es muy complicado hacer una película sobre política. Inevitablemente hay muchos prejuicios, y como mínimo en España, la gente está muy desilusionada con ella. Y hoy por hoy son muy pocos los que van al cine a ver cine político. Solo hacía falta ver la sala en la que he ido, 3 personas y yo.

No había visto nada de Armando Ianucci, pero informándome sobre él, he descubierto que viene del mundo de la radio. Ha tenido varios programas de televisión sobre la política. Y eso se nota. Ianucci muestra sus ideas muy claras, sabe los puntos débiles de la política de su país. Parece que la política británica y los conflictos del primer ministro en su residencia de Downing Street. Ianucci además vuelve a demostrar un peculiar método de rodar que le ha dado muchas alegrías. El director se reúne mucho antes con el reparto con un guión provisional, y ensayan una y otra vez para hacerse las frases suyas y con mucha libertad para la interpretación de éstos. De esta manera, en las películas de Ianucci no pueden salir simplemente buenos actores, sino que va más allá y recurre a actores con recursos y morro suficiente para hacer de ese papel una segunda vida.



La película se centra en una hipotética situación en que el presidente de Estados Unidos y el Primer Ministro Británico se debaten entre empezar o no una guerra. El ambiente está muy susceptible, y unas desafortunadas declaraciones del primer ministro británico encenderán todas las alarmas al otro lado del charco. Por un lado le saldrán nuevos amigos y por otro tendrá a un grupo de americanos que le intentará convencer para que rectifique.

La principal baza de la película es el guión. Un guión cuidado hasta el último detalle. Unas páginas que necesitan muy poco para ser buen interpretadas, y para confeccionar una interesante película. Ianucci sabe muy bien en que liga juega, sabe que no va a ser una película que llegue a un público amplio. Y aquel que se interese por su nuevo trabajo será un público que mira más allá de las estrellas que le pone el periódico, la vanguardia, el país o el mundo. Para su disfrute, y el mío, construye un guión plagado de mala leche y lleno de referencias cinematográficas que no dejan títere con cabeza.

Pero aunque no tenga ningún reproche sobre el guión, el film no es perfecto. El film
empieza con mucha fuerza, pero poco a poco va bajando. No puede mantener el alto nivel mostrado en los primeros 20 minutos. Aunque al final remonta. Este problema va relacionado con el tratamiento de los personajes. Igual es por proximidad o porqué se siente más cómodo, los personajes de los británicos está muy muy bien dibujados. Con los personajes británicos se permite muchas más licencias, los trata de manera más ácida y sin piedad alguna y políticamente incorrecta. Uno es tratado de neurótico, el otro un iluminado con muy pocas luces, el becario un indeciso con afán de poder… En cambio, los personajes americanos, aunque tienen parte de la mala leche de los británicos nunca llegan a su nivel, no por las interpretaciones sino por cómo están dibujados. En terreno americano quizás porqué no lo tiene tan por la mano, todo parece mucho más políticamente correcto. Así, los primeros minutos en los que retrata la política británica resulta de lo más interesante, mientras que a mitad de metraje, donde se presenta toda la trama americana no resulta tan fluida y ágil.

Las interpretaciones están bastante trabajadas. Tom Hollander es el encargado de interpretar a Simon Foster, un británico con pocas luces que delante de las cámaras y los micros no sabe que decir y acaba poniéndose nervioso y metiendo la pata. James Gandolfini es el encargado de interpretar a un militar americano contrario a empezar un conflicto armado. Es curioso ver a Tony Soprano vestido de militar, aun así mantiene su mala leche. Pero mención a parte de merece Peter Capaldi, quien interpreta a Malcolm Tucker, un político neurótico, fuera de sí. Un personaje totalmente pasado de rosca, que si lo sacas del contexto y de esta película, parecerá una simple broma, pero que en ella cobra todo su sentido. Gran actuación, me extraña que no haya recibido ninguna nominación ni ningún reconocimiento.

Como conclusión una película muy interesante, alabada por la crítica. Un film poco comercial, con muy mala leche y multitud de referencias, que sin embargo no llega a gran película. Pero hoy por hoy, vista la cartelera, su vistazo es más que interesante.

Nota: 6’5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Project Mayhem En Twitter